• UnaLijadora

Reflexiones en pandemia 13

La escritora y filósofa Montse Barderi acaba de publicar el libro Manual d’amor aristotèlic per a dones del segle XXI (Destino). En este artículo presenta algunos temas, como la definición de Aristóteles en Ética a Nicómano donde desarrolla la definición de lo que es “la estimación, el cariño, el amor, la philia para él, es el encuentro entre personas nobles que se hacen mutuamente el bien”. Ojalá todos tuviésemos claro este concepto, pues evitaríamos mucho sufrimiento y seríamos capaces de abandonar el egoísmo que tanto nos rodea y nos tienta. También comparto otra reflexión de Barderi: “Nos falta más ética y menos márketing. El mejor homenaje a los clásicos es poder seguir dialogando con ellos”.


Vivo en Francia. El domingo 31 de enero de 2021 vi a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, en las noticias de la 3ª cadena de televisión más vista en este país. Me he enterado de que en Madrid están abiertos bares, restaurantes y discotecas donde se puede ir y estar sin mascarilla. Según el breve reportaje había 40.000 contagios y 400 fallecidos diarios en España en el momento de la entrevista. Dice un camarero que el 90% de turistas que atiende son franceses. Y ha salido la Sra. alcaldesa diciendo que el confinamiento y las restricciones no sirven para nada y hacen mucho daño y se ha quedado tan pancha. Me pregunto…si alguien dice una estupidez en un momento de irresponsabilidad absoluta, ¿hay que mantener el micro abierto y propagar el mensaje, sean cuales sean las consecuencias? ¿Por qué censuran sin disimulo a algunos y no silencian a otros que parecen enajenados o habitantes de un planeta fuera de nuestra galaxia que vienen a destruirnos?


En el área de la Patagonia vive en peligro constante una población de 200-700 ballenas azules. Estos animales de 30 metros de largo y 150 toneladas a los que deberíamos admirar se ven amenazados por la actividad humana en esas aguas. 1.000 barcos cruzan cada día la zona donde se alimentan. Los accidentes por colisiones son habituales y pueden ser mortales. A raíz de leer esta noticia no me queda duda. No sabemos compartir el mundo ni sus recursos. ¿Qué nos hace pensar que nos pertenece a nosotros más que a otras especies? ¿Por qué no nos preocupa extinguir a otras especies? ¿No nos dan miedo las consecuencias o somos tan ignorantes que no sabemos lo que nos espera?


Mientras, en Japón se siguen cazando ballenas, pero también se permite asesinar a 37 ballenas atrapadas en redes de pesca, al año. Lo llaman “pesca incidental” o “by-catch fishing”. En diciembre de 2020 el mundo se cuestionó esta práctica porque alguien filmó la brutalidad del asesinato de una de las 37 ballenas. La tuvieron capturada entre redes 20 días, durante los cuales, Ren Yabuki, director de la organización no gubernamental de derechos animales LIA (Agencia de Investigación de la Vida), instó a la asociación responsable de las redes a levantarlas para dejar escapar a la ballena. Los pescadores ignoraron sus peticiones y prefirieron matar a la ballena en lugar de “perder” peces abriendo la red. La ballena fue brutalmente asesinada. Tardó 20 minutos en morir. Todas las personas presentes se quedaron inmóviles mientras la ballena luchaba agonizando por su vida durante 20 minutos. ¿Qué trastorno sufren estas personas? No sé si son apáticos o psicópatas, pero prefiero creer que están enfermos a pensar que están de acuerdo con lo que presencian. Por desgracia, no es un acto excepcional, pero ahora, gracias a que alguien lo consiguió filmar, todos sabemos lo que sucede y tal vez podamos actuar para ponerle fin. Conocer y denunciar una injusticia es el primer paso para cambiarla. La información y el vídeo están en este enlace de la BBC.


En julio de 2020 publiqué el artículo Funciones imprescindibles del Arte. El mes pasado, el ilustrador Luiso García publicó este otro artículo El extraordinario poder del artivismo. En él define el artivismo como “una forma de reivindicación y protesta creativa que hace uso de las herramientas que pone a su disposición el arte para enfrentarse, documentar y denunciar las diferentes formas de opresión que inundan nuestra sociedad”. Tal vez esta sea la función más necesaria y con mayor influencia para cambiar las partes oscuras de la realidad. García afirma: "el artista debe entender que tiene la obligación moral y social de poner su talento y su trabajo a disposición de los más vulnerables”. Acepto el reto y espero que otros creadores se animen a creer en el poder y en las posibilidades que puede llegar a tener su trabajo.


Entradas Recientes

Ver todo