• UnaLijadora

Ver el sufrimiento animal

La reciente campaña contra "macrogranjas" de cerdos que está llevando a cabo la organización Greenpeace lleva un mensaje claro: la industria de la carne contamina la tierra, el agua y el aire al criar y matar animales en masa. El número de cerdos explotados se ha multiplicado por cinco desde los años 60. Tras una investigación en una de las granjas más grandes de España, han hecho públicas unas imágenes que muestran el sufrimiento animal que suele darse en estos lugares. Analizan y denuncian en un artículo unas condiciones higiénicosantitarias que no cumplen la normativa y que pueden poner en riesgo la salud de las personas. Vemos a cerdos que viven sobre la acumulación de excrementos, cuerpos sin vida abandonados y cerdos enfermos desatendidos.


En los textos que ha difundido en redes sociales, Greenpeace pide que no se concedan más licencias de apertura de este tipo de instalaciones ni se amplíen las existentes "por sus graves impactos medioambientales y sociales". Parece que se esfuerce en no mencionar el sufrimiento animal como causa y repite una y otra vez que la contaminación es el problema más grave de esa y de todas las "macrogranjas". Sin embargo, hay que aclarar dos cosas. En primer lugar, el problema más grave que revela su investigación no es la contaminación, sino la tortura que supone para millones de animales malvivir en granjas de explotación. A día de hoy resulta difícil entender cómo se les sigue condenando a malvivir en esas condiciones cuando podemos llevar una alimentación 100% vegetal y existen alternativas suficientes para poder evitar cualquier tipo de explotación de animales.


En segundo lugar, lo que sucede en la granja investigada no son hechos excepcionales. La explotación animal masiva al ritmo actual implica prácticas injustificables para cualquier persona que entienda que los animales son seres conscientes de todo lo que les sucede y que sufren ante el dolor y la incomodidad extrema a la que son sometidos. Solo hay que hacer un repaso de las investigaciones que llevan a cabo otras organizaciones que luchan por los derechos de los animales en varios países, cada año o con cierta frecuencia.

Si nos centramos en las explotaciones de cerdos, tenemos el deber de recordar Factoría, una investigación de Aitor Garmendia. Tras visitar 32 granjas en España, hizo público este reportaje en 2020 que confirma unas condiciones de vida inadmisibles y que guardan muchas similitudes con lo que se aprecia en las imágenes recientes reveladas por Greenpeace. Aunque también debemos mencionar el trabajo de Compassion in World Farming. En 2013 investigaron 15 granjas en España y denunciaron el estado deplorable en el que se encontraban los animales que las habitaban.


Este artículo está publicado en Infoanimal, en el diario El Salto. Clica aquí para seguir leyendo...



Las fotografías en este artículo son de Aitor Garmendia (Tras los Muros).

10 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo
  • Instagram
  • Twitter